domingo, 20 de enero de 2013

Instalaciones para tortugas de los géneros Centrochelys, Stigmochelys, Dipsochelys y Chelonoidis


A continuación describiremos las características que deberán tener las instalaciones que deban albergar tortugas de las siguientes especies: tortuga leopardo (Stigmochelys pardalis), tortuga de espolones (Centrochelys sulcata), tortuga de las Seychelles (Dipsochelys dussumeri) y tortuga de las Galápagos (Chelonoidis nigra).

Tortuga de espolones (Centrochelys sulcata) en un recinto al aire libre

Tortuga de las Seychelles (Dipsochelys dussumeri) en el Zoo de Barcelona

Al tratarse de especies que llegan a alcanzar un gran tamaño, deberemos tener en cuenta que podremos mantener en terrarios "comerciales" únicamente las crías y los juveniles. Un modelo de este tipo de terrarios es el siguiente: Terrario para crías y juveniles de tortuga leopardo
Estas tortugas suelen tener además un crecimiento muy rápido, por lo que es muy probable que un terrario se acabe quedando pequeño rápidamente.

Para los ejemplares adultos tenemos básicamente dos opciones:

- Habilitar un terrario de gran tamaño o una habitación, donde se pueda regular la temperatura con algún calefactor o con bombillas. Estos terrarios deberán tener lámparas cerámicas para mantener el calor, luz uva/uvb para que las tortugas puedan absorber todas las vitaminas necesarias y algunas lámparas tipo spot (como las conocidas Powersun) que creen algún punto de calor para asolearse. Debería haber por lo menos 40-50 cm de profundidad de substrato para que puedan enterrarse en caso de bajar las temperaturas, y como se recomienda en la ficha de cada especie, deben tener algún punto de agua para beber y bañarse, un comedero, algunas plantas donde ocultarse, ...

- Habilitar unas instalaciones al aire libre, consistentes en un recinto exterior con una valla muy sólida (aunque no necesariamente deberá ser muy alta) y con una pequeña caseta donde puedan refugiarse los días más fríos. El recinto exterior deberá construirse en una zona muy soleada y poco húmeda, y deberá tener un punto de agua y algunos arbustos, árboles o parasoles donde ocultarse del sol en algunas horas de los meses más cálidos. La caseta deberá tener las características explicadas en el punto anterior, además de tener una pequeña puerta hecha con cintas de plástico superpuestas por donde puedan entrar y salir las tortugas, sin que pueda entrar el frío del invierno.

Gran recinto exterior para tortugas de espolones (Centrochelys sulcata) - Valle de las Tortugas

Zona con sombra para que descansen las tortugas gigantes

Instalaciones en el Valle de las Tortugas

Tortuga de espolones descansando a la sombra de una caseta

Tortuga de las Seychelles refrescándose

Este recinto dispone de una valla de poca altura (al ser animales tan grandes y pesados, no pueden saltar este tipo de obstáculos), un pequeño estanque con poca profundidad para bañarse y una caseta con calefacción.
La caseta es prefabricada. Está montada sobre una base de hormigón, al que se añadieron baldosas (para poder limpiar con más facilidad). Las paredes están forradas con poliespan blanco de 3 cm. de grosor, y luego todo esto está recubierto con madera aglomerada de 2 cm. de grosor. Con todo esto evitamos perder el calor del interior de la caseta.
Como se puede ver en la foto, el suelo de la caseta está recubierto con una capa de paja, y del techo cuelgan varias lámparas infra-rojas y lámparas spot (tipo Powersun).
A la caseta también se le hizo una pequeña puerta con cortinas anchas de plástico, para facilitar la entrada y salida de las tortugas y evitar la pérdida de calor del interior.

Recinto para tortugas de espolones - Imagen cedida por Terrestre

Sulcata en su recinto - Imagen cedida por Terrestre

Caseta calefactada para tortugas africanas - Imagen cedida por Terrestre


Artículo escrito por: Enric Pàmies
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...