domingo, 21 de julio de 2013

La tortuga mediterránea (Testudo hermanni hermanni) en Menorca

Tortuga mediterránea (Testudo hermanni hermanni)

Origen
La tortuga mediterránea (Testudo hermanni hermanni) ha sido introducida en la isla de Menorca (al igual que en la isla de Mallorca) durante muchos siglos.
Se piensa que pudo empezarse a introducir hace unos 3.000 años, en la época talaiótica, aunque las introducciones más importantes se realizaron muchos siglos después.
Se trata de una introducción accidental, puesto que la mayoría de barcos de guerra y de transporte de mercancías utilizaban las distintas especies de tortugas terrestres como una fuente de alimento. Se trataba de animales con una carne muy nutritiva y de fácil mantenimiento, ya que son animales muy resistentes capaces de vivir durante largos periodos con poco alimento y poca agua.
Sobretodo en los siglos XVIII y XIX fue cuando se introdujo un mayor número de ejemplares. Se trata de una época en que las batallas navales eran muy frecuentes, y la isla de Menorca se encontraba en un punto estratégico para controlar el flujo marítimo del Mediterráneo. En concreto, se establecieron en la isla durante bastantes años las tropas inglesas, quienes la tuvieron que defender ante los constantes ataques españoles y franceses.

Joven ejemplar alimentándose de hojas verdes

Cría de tortuga mediterránea

En las horas más calurosas se esconderán entre hierba o arbustos

Hembra encontrada al norte de la isla
 
Introducción y adaptación de la especie en la isla
Como ya hemos dejado entrever, la especie no fue introducida de forma consciente. Al llegar los barcos a la isla desembarcaban todos los víveres, entre ellos un número importante de tortugas mediterráneas. Estos animales se mantenían en jardines y huertos, pensando que al tratarse de un animal lento no se escaparían de donde las habían dejado. A lo largo de los siglos fueron muchos los ejemplares que lograron salir de estos huertos y jardines, ya que la mayoría de ellos no estaban prácticamente cercados o, si lo estaban, estaban rodeados tan solo por algunos márgenes que resultaron fáciles de escalar por estas tortugas que presentan una gran fuerza en sus patas.
Lo más lógico es pensar que la especie empezó a distribuirse por los dos extremos de la isla, es decir, en los alrededores de Ciutadella y Maó, que actualmente son las dos ciudades más grandes de la isla y poseen también los dos puertos más importantes. El puerto con más historia sería el de Maó, un punto muy estratégico en la isla (se halla en la zona más al este de Menorca) donde todavía se encuentran algunos vestigios de esta época de guerras navales (entre ellos cabe destacar el fuerte Marlborough, ocupado por los ingleses durante largos años).

Distribución y hábitat
Actualmente la especie se halla ampliamente distribuida por toda la isla. Las zonas donde actualmente se encuentran menos ejemplares es alrededor de las ciudades de Maó y Ciutadella. Esto se debe a la presión urbanística y también a la captura indiscriminada de ejemplares para ser vendidos en Barcelona como mascotas (sobretodo entre 1950 y 1980).
Como ya hemos comentado, la especie se encuentra distribuida prácticamente en toda la isla, situándose muchas poblaciones cerca de la costa del norte y sur de la isla. Esto es debido a que en Menorca los pueblos y ciudades más importantes se encuentran en el centro, a lo largo de la carretera que une las ciudades de Maó y Ciutadella.
Las poblaciones en general son elevadas, de entre 10 y 50 ejemplares por cada hectárea (BERTOLERO, 2005).
Su hábitat lo componen ambientes de dunas y de barrancos con una ligera cobertura vegetal. No son tan frecuentes en zonas humanizadas y en zonas con vegetación densa. Es habitual encontrarlas cerca de zonas con puntos de agua, aunque sean de forma intermitente. También habitan cerca de zonas con márgenes, muy habituales en la isla, que aprovecharán para esconderse en las horas más calurosas del verano y en los meses más fríos del año.
Cabe comentar que se han llegado a encontrar ejemplares de esta especie muy cerca del mar, en algunas playas del sur de la isla.

Hábitat típico de la tortuga mediterránea en Menorca

Esta especie se adapta sin problemas a zonas con suelo arenoso

Hembra de Testudo hermanni hermanni

Hembra de gran tamaño mantenida en cautividad en Lloc de Menorca

Morfología
Algunos ejemplares de tortuga mediterránea que habitan en Menorca presentan una coloración de su caparazón más amarilla, en cambio en los ejemplares peninsulares dominan más los tonos negros. A su vez, la cabeza también adquiere unos tonos más claros en los ejemplares insulares.
En algunos artículos se comentaba que los ejemplares de Menorca tienen un tamaño algo superior a los continentales, pero de las observaciones hechas por diversos investigadores y aficionados se deduce lo
contrario: los ejemplares insulares tienen un tamaño algo menor.
Algunos machos provinentes de la isla presentan una ausencia del escudo nucal.
Esta serie de caracteres morfológicos no son suficientes para poder determinar una variante geográfica en la especie, y hay que tener en cuenta que no se han hecho muchos estudios a fondo sobre la tortuga mediterránea en Menorca.
Una característica destacable es la presencia en muchos ejemplares de unas uñas más largas de lo habitual, lo que es causado por la vida en zonas de suelos arenosos, que evitan el desgaste de las uñas.

En las tortugas de Menorca apreciamos tonos amarillos intensos

En su cara podemos ver grandes manchas amarillas

Obsérvense las largas uñas de un ejemplar que vive en zonas arenosas

Detalle del caparazón

Plastrón de la tortuga mediterránea

Comportamiento
Como el resto de tortugas de su especie, las tortugas de Menorca se esconden del sol en las horas más cálidas del verano. Para ello se servirán de las múltiples plantas y matorrales de poca altura y también de los habituales márgenes que se encuentran por toda la isla. Estos márgenes también son de gran utilidad durante el invierno, ya que en ellos se encuentran gran cantidad de pequeños agujeros donde las tortugas se pueden esconder para protegerse del frío. Un dato interesante es que estos márgenes sirven para dividir los distintos terrenos, pero en un principio se hicieron para sacar la cantidad ingente de piedra que había en los terrenos, y de esta forma poder conrear sin problemas.
En la isla no existen cursos de agua superficiales, por lo que las tortugas aprovechan al máximo todos los charcos y pequeños estanques para beber y bañarse tan a menudo como les es posible. Esta hidratación eventual les es de gran ayuda, pues muy a menudo se alimentarán de plantas bastante secas, con muy poco aporte de agua.

Amenazas
Actualmente la especie goza de poblaciones estables, aunque no por eso significa que la gestión del territorio sea la más adecuada.
La fragmentación de sus hábitats (básicamente por causa de las múltiples carreteras que recorren la isla) y la urbanización son dos grandes amenazas para la especie, aunque por suerte todavía quedan grandes extensiones poco urbanizadas donde la especie es más abundante.
También es muy frecuente encontrarla en huertos y jardines, ya que son muchos los isleños que al encontrarse estos animales los capturan para mantenerlos en sus casas. Para evitar este hecho tan común y también para realizar proyectos de reintroducción, el GOB Menorca tiene una serie de campañas muy interesantes y bastante efectivas.

Ejemplar encontrado en libertad

Juvenil criado en cautividad en un parque de la isla

Hembra evitando el sol del mediodía

Cría de Testudo hermanni hermanni

Artículo e imágenes: Enric Pàmies

Enlaces interesantes
- Gob Menorca: Proyecto de recuperación de la tortuga mediterránea
- Tortugas mediterráneas viajan de Masquefa a Menorca: Artículo del boletín del Centre de Recuperació d'Amfibis i Rètils de Catalunya

Bibliografía consultada
- BONIN, F/ DEVAUX, B./ DUPRÉ, A. (2006) - Tortugas del mundo. Lynx Edicions, Barcelona.
- MERCHÁN, M./ MARTÍNEZ, A. (1999) - Tortugas de España. Antiqvaria, Madrid.
- SOLER, J./MARTÍNEZ, A. (2005) - La tortuga mediterrània a Catalunya. Edicions l'Agulla de cultura popular, Tarragona.
- VETTER, Holger (2006) - La tortuga mediterránea, Testudo hermanni. Reptilia Ediciones y Edition Chimaira.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...