viernes, 13 de septiembre de 2013

Mauremys japonica - Galápago de Japón


Galápago de Japón (Mauremys japonica)
Galápago de Japón (Mauremys japonica) - Imagen de Sharky

Mauremys japonica (Temminck & Schlegel, 1835)
Galápago de Japón
Inglés: Japanese stripe-necked turtle
Alemán: Japanische Streifenschildkröte

Taxonomía: Mauremys japonica es una de las especies del género Mauremys más frecuente entre los aficionados estos últimos años. No presenta subespecies.
Según VETTER esta especie debería denominarse Ocadia japonica, aunque la mayoría de autores e investigadores no respaldan esta nomenclatura.

Especies similares: Estas tortugas tienen una coloración bastante inusual, pero pueden parecerse a otras especies de su mismo género o incluso con otras especies de su familia (Cyclemys, Ocadia,  ...), aunque si se miran con detenimiento los distintos ejemplares se pueden diferenciar sin grandes problemas.

Morfología: Tiene el caparazón de color amarillento, aunque puede ser muy variable: amarillo oscuro, marrón (incluso rojizo en algunos ejemplares) o amarillo claro con algunas manchas oscuras al centro de los escudos. En las placas vertebrales se observan manchas oscuras que resaltan una quilla con muy poco relieve. Su caparazón tiene cierta forma de tejado, y en los escudos de los ejemplares adultos se marcan claramente los anillos de crecimiento. Sus escudos marginales posteriores suelen estar un poco dentados.
El plastrón es oscuro, prácticamente negro, sin ninguna mancha, y tiene una forma muy aplanada.
Las patas y la cola (que es relativamente larga) son de color oscuro, y su cabeza suele ser bastante más clara, sobretodo en su mitad superior que adquiere tonos amarillos. En algunos ejemplares la cabeza puede ser más oscura de lo habitual.
Aunque es de hábitos bastante acuáticos no presenta unas patas palmeadas.

Mauremys japonica en el agua
Mauremys japonica en el agua - Imagen de Stefano Redaelli

Mauremys japonica - Galápago de Japón
Esta especie suele aventurarse a la zona terrestre a menudo - Imagen de Enric Pàmies

Plastrón de Mauremys japonica - Galápago de Japón
Detalle del plastrón - Imagen de Enric Pàmies

Dimorfismo sexual: Los machos tienen la cola algo más larga y ancha que las hembras y la abertura cloacal está situada lejos del caparazón.

Tamaño: Puede llegar a medir hasta unos 18-20 cm.

Distribución: Esta especie habita en Japón, en concreto en las islas Honshu, Shikoku, Kyushu y en pequeñas islas próximas.

Hábitat: Habita en pequeños cursos de agua, sobretodo en aguas turbias con fondo fangoso y arenoso. También están presentes en estanques con mucha vegetación acuática. En las épocas más lluviosas las podremos encontrar en prados inundados.

Mauremys japonica en un estanque
Mauremys japonica en un estanque - Imagen de Enric Pàmies

Mantenimiento: Esta especie tiene hábitos acuáticos, pero suele acudir a la zona terrestre a menudo. Por este motivo deberemos mantener esta especie en amplios acuaterrarios, con 2/3 partes de agua 1/3 parte de tierra. La zona acuática puede tener entre 20 y 40 cm de profundidad, y deberá tener algunas piedras, troncos y plantas donde la tortuga se pueda esconder. Deberemos poner también una pequeña rampa que les facilite el acceso a la zona terrestre.
La parte terrestre deberá estar formada por un substrato a base de mantillo, coco, cortezas y musgo, y deberá tener siempre una humedad ambiental elevada. Deberemos proveer esta zona de muchas plantas y algunos troncos donde las tortugas puedan esconderse.
La temperatura del agua deberá oscilar entre los 20 y 26 ºC, aunque en su hábitat aguantan sin problemas bajadas de temperaturas hasta alcanzar los 12ºC, épocas en que realizan pequeñas hibernaciones en el fondo del agua.
También deberemos poner una lámpara uva/uvb en la zona terrestre (en la zona más próxima al agua) donde podremos observar a menudo estas tortugas tomando el sol.

En zonas temperadas de España esta especie se adapta sin problemas a la vida al aire libre durante todo el año, hibernando en ocasiones en el fondo del estanque o enterrada entre las plantas.
En mi caso mantengo esta especie en un estanque con una profundidad máxima de 50 cm con fondo lodoso y algunas plantas acuáticas y una zona terrestre extensa con mucha vegetación (sobretodo helechos), un alto grado de humedad y con musgo prensado como parte superficial del substrato para facilitar que se entierren en invierno.

Japanese stripe-necked turtle
Uno de mis ejemplares en su recinto - Imagen de Enric Pàmies

Mauremys japonica - Galápago de Japón
Detalle de la cola - Imagen de Enric Pàmies

Mauremys japonica - Galápago de Japón
Su caparazón suele ser de tonos amarillentos - Imagen de Enric Pàmies

Alimentación: Estas tortugas son omnívoras. Se alimentan básicamente de insectos acuáticos, moluscos, peces y anfibios (y de sus puestas), y de una gran cantidad de frutas y plantas acuáticas (se cree que en los ejemplares adultos la alimentación es más vegetariana que en los juveniles).
En cautividad se las puede alimentar a base de insectos, gusanos, moluscos, peces, carne poco grasa, algunas frutas y vegetales (se pueden probar varias frutas y verduras diferentes para ver cuál gusta más a
nuestra tortuga, ya que en estas especies los gustos son muy variables). También suelen aceptar sin problema pienso para tortugas acuáticas y pienso para perro bajo en grasas (light).

Detalle de una Mauremys japonica
Detalle de una Mauremys japonica - Imagen de Enric Pàmies

Mauremys japonica con una coloración poco usual
Mauremys japonica con una coloración poco usual - Imagen de Sharky
 
Comportamiento: Es una especie bastante desconocida para la mayoría de aficionados, aunque desde el año 2005 se ha visto con mayor frecuencia en los comercios. Si se adquieren los ejemplares cuando son todavía crías se adaptarán a la vida en cautividad sin muchos problemas. Algunos aficionados mantienen estas tortugas junto a otras especies asiáticas, de los géneros Cyclemys, Cuora, Chinemys u Ocadia. En estos casos las tortugas pueden convivir sin problemas, pero siempre deberemos separar los nuevos ejemplares al menos 1-2 meses (cuarentena) para evitar posibles enfermedades.
En cautividad muchos aficionados dejan hibernar a sus tortugas en los periodos más fríos del año.  

Reproducción: Se estima que estas tortugas pueden alcanzar la madurez sexual a partir de los 5 años de edad. El apareamiento se produce entre septiembre y abril. Cada hembra puede realizar 2 ó 3 puestas, normalmente entre los meses de mayo hasta julio. En cada puesta pondrá entre 5 y 9 huevos alargados (de unos 2'2 x 3'5 cm), que eclosionarán pasados 70-90 días.
Los neonatos medirán poco más de 3 cm y pesarán unos 8 gramos.

Cría de Mauremys japonica
Cría de Mauremys japonica - Imagen de Stefano Redaelli

Cría de Mauremys japonica
Cría de Mauremys japonica - Imagen de Stefano Redaelli

Plastrón de una cría de Mauremys japonica
Plastrón de una cría de Mauremys japonica - Imagen de Stefano Redaelli
 
Problemática: Esta especie está amenazada por la destrucción de hábitats (ampliación de arrozales y canalización de los cursos de agua), por los numerosos atropellos en las zonas próximas a su hábitat y por la recolección para satisfacer los comercios de mascotas.

Legislación: Esta especie está presente en el apéndice II de la CITES.

Mauremys japonica
Mauremys japonica - Imagen de Enric Pàmies

Plastrón de Mauremys japonica
Plastrón de Mauremys japonica - Imagen de Enric Pàmies

Bibliografía consultada:
- BONIN, F. / DEVAUX, B. / DUPRÉ, A. (2006) - Tortugas del mundo. Lynx Edicions, Barcelona.
- FERRI, Vincenzo (2001) - Todo Tortugas y galápagos. Ediciones Grijalbo Mondadori, Barcelona.
- MÜLLER, Gerhard (1995) - Tortugas terrestres y acuáticas en el terrario. Ediciones Omega, Barcelona.
- VETTER, Holger / VAN DIJK, Peter Paul (2006) - Turtles of the World Vol.4. East and South Asia. Edition Chimaira, Frankfurt.

Artículo realizado por: Enric Pàmies

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...