jueves, 30 de enero de 2014

Carettochelys insculpta - Tortuga de concha blanda de Nueva Guinea

Carettochelys insculpta - Tortuga de concha blanda de Nueva Guinea
Carettochelys insculpta - Imagen de MASTERYUD2
 
Carettochelys insculpta (Ramsay, 1886)
Tortuga de concha blanda de Nueva Guinea
Inglés: Pig-nosed turtle
Alemán: Papua-Schildkröte

Taxonomía: El género Carettochelys está formado por una única especie: Carettochelys insculpta. No tiene subespecies.
También la llaman Tortuga del Río Fly o Tortuga nariz de cerdo.

Especies similares: Nos encontramos ante una especie muy particular, y por esa razón no hay especies similares. Recuerda un poco a algunas tortugas de caparazón blando, pero tiene la forma y las patas similares a las tortugas marinas.

Morfología: Esta tortuga tienen un caparazón blando, es decir, que viene a ser piel gruesa. Es de color gris oscuro, y la parte inferior del cuerpo (caparazón y parte inferior de la cabeza y patas) de color claro, casi blanco. Como es habitual en las tortugas de caparazón blando, esta especie tiene un forma muy plana, muy hidrodinámica.
Tiene una nariz que recuerda a la del cerdo. Las patas son muy palmeadas, incluso se podría considerar que son casi aletas.

Carettochelys insculpta
Carettochelys insculpta - Imagen de Clínica Veterinària Exòtics

Carettochelys insculpta
Carettochelys insculpta - Imagen de Clínica Veterinària Exòtics

Carettochelys insculpta
Carettochelys insculpta - Imagen de Clínica Veterinària Exòtics

Carettochelys insculpta
Detalle de la cara de un ejemplar - Imagen de Enric Pàmies

Carettochelys insculpta
Carettochelys en el CRARC - Imagen de Enric Pàmies
 
Dimorfismo sexual: El macho tiene la cola más ancha, suele ser más pequeño y tiene la cloaca situada más lejos del cuerpo que las hembras.

Tamaño: Pueden alcanzar los 55 cm de largo.

Distribución: Habita en algunas regiones de Papúa-Nueva Guinea y en el norte de Australia.

Hábitat: Se la encuentra estuarios, pantanos y lagunas salobres, y en otros cursos de agua de corriente lenta, en zonas poco profundas.

Mantenimiento: Esta especie se deberá mantener en grandes acuaterrarios con una gran parte de agua. La temperatura del agua debe ser todo el año de unos 25-30 ºC, y se recomienda poner un poco de sal en el
agua, para evitar enfermedades de piel (una cucharada de sal por cada 20 litros de agua).
Como substrato, se debe poner arena fina.
La zona acuática debe tener por lo menos unos 80 cm de profundidad, y la superficie dependerá del número de animales que deba contener.
La zona terrestre será utilizada sólo para la puesta.

Carettochelys insculpta en un gran acuario con otras epsecies
Carettochelys insculpta en un gran acuario con otras epsecies - Imagen de MASTERYUD2
Carettochelys insculpta
Carettochelys insculpta - Imagen de Clínica Veterinària Exòtics

Carettochelys insculpta
Carettochelys insculpta - Imagen de Clínica Veterinària Exòtics

Carettochelys insculpta
Carettochelys insculpta - Imagen de Clínica Veterinària Exòtics

Alimentación: Es una especie omnívora, por lo que se deberá alimentar a base de hojas, frutas, plantas acuáticas, peces, moluscos, insectos y crustáceos, gusanos, carne, ...
Las frutas se deberán dar debidamente troceadas. Les gustan mucho las peras, los higos, las uvas, ...
Comportamiento: Se trata de una especie muy bonita. Es impresionante verla nadar por el acuario, con una facilidad extraordinaria, pareciendo casi que vuela.
Se pueden mantener varios ejemplares de la misma especie, pero no se recomienda mezclarla con tortugas de otras especies.
No suelen salir del agua casi nunca, únicamente cuando las hembras vayan a realizar la puesta.

Reproducción: La hembra realiza una única puesta al año. Pone entre 4 y 40 huevos esféricos de unos 4 cm de diámetro. Con una temperatura de incubación de entre 26 y 32 ºC y una humedad del 75 %, las crías tardarán unos 90 días en salir.

Problemática: Se trata de una especie que requiere grandes acuarios, ya que se hace bastante grande y necesita nadar mucho. Además debe tener todo el año una temperatura bastante elevada, y por lo tanto bajo ningún concepto se la debe dejar hibernar.
El agua debe ser salobre para evitar enfermedades cutáneas.

Legislación: Está incluida en el apéndice II de la CITES.

Bibliografía consultada:
- AVANZI / MILLEFANTI (2004) - El gran libro de las tortugas. Editorial De Vecchi, Barcelona.
- MÜLLER, Gerhard (1995) - Tortugas terrestres y acuáticas en el terrario. Ediciones Omega, Barcelona.

Artículo escrito por: Enric Pàmies
Agradecimientos: Clínica Veterinària Exòtics

  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...