lunes, 6 de enero de 2014

Chelonoidis chilensis - Tortuga argentina

Tortuga argentina (Chelonoidis chilensis)
Tortuga argentina (Chelonoidis chilensis) - Imagen de Luni
 
Chelonoidis chilensis (Gray, 1870)
Tortuga argentina
Inglés: Patagonian Tortoise
Alemán: Patagonische Landschildkröte

Taxonomía: El género Chelonoidis está formado por 6 especies. No se han descrito subespecies de Chelonoidis chilensis.
Hasta hace relativamente poco se la incluía en el género Geochelone.

Especies similares: Los juveniles físicamente pueden recordar a otros juveniles de tortugas terrestres como Centrochelys sulcata, pero la verdad es que es una especie bastante peculiar.

Morfología: Tiene un caparazón un tanto abombado. El color del caparazón suele ser claro sin manchas, claro con manchas oscuras en el centro de cada oscuro o bien todo de un tono más oscuro. En los escudos se pueden observar muy bien los anillos de crecimiento. Los escudos marginales terminan en punta, dándole cierta forma serrada.
El plastrón suele ser claro, con algún dibujo oscuro.
Las patas y la cabeza también son de color marrón. En las patas se observan unas escamas bastante grandes y duras.

Tortuga argentina (Chelonoidis chilensis)
Vista frontal - Imagen cedida por Luni

Patagonian Tortoise
Vista lateral de la tortuga argentina - Imagen de Luni

Plastrón de Chelonoidis chilensis
Plastrón - Imagen de Luni
 
Dimorfismo sexual: No es sencillo distinguir ambos sexos. El macho suele ser algo menor, la con una cola algo más grande y el plastrón en forma convexa.

Tamaño: Pueden alcanzar los 40 cm de largo, pero lo más habitual es que midan entre 20 y 25 cm.

Distribución: No está muy clara su zona de distribución. Según VETTER tiene una zona de distribución bastante reducida de Argentina, más o menos es la zona que ocupan los ríos Negro y Colorado. En cambio,
según AVANZI, se distribuye por zonas de Bolivia, Paraguay y Argentina, hasta la Patagonia.

Hábitat: Su hábitat acostumbran a ser llanuras de los desiertos y zonas semi-áridas del Chaco.

Mantenimiento: Se aconseja tener los ejemplares de esta especie en pequeños recintos interiores o bien en grandes terrarios. Deben tener un recipiente con agua bastante grande, ya que les gusta bastante bañarse, algunos escondrijos y un suelo poco húmedo.
Se debe poner en una esquina una lámpara de calor y otra de rayos UVA/UVB, y en el otro extremo es donde se deberán poner los refugios o cuevas.
Como ya se ha comentado, esta especie no tolera bien la humedad.
En su zona de distribución suele hibernar, pero en otros lugares con climas distintos no se recomienda.
En los meses más cálidos se puede tener en un gran recinto al aire libre, con alguna zona que permanezca seca todo el tiempo, ni que llueva.
El vallado de dicho recinto deberá estar hecho a conciencia, para evitar que las tortugas puedan escalarlo o bien hacer un túnel y salir por debajo.
Os recomendamos leer el artículo Mantenimiento de Chelonoidis chilensis en el Maresme (Barcelona).

Chelonoidis chilensis alimentándose
Chelonoidis chilensis alimentándose - Imagen de Luni

Chelonoidis chilensis - Tortuga argentina
Ejemplar en un terrario - Imagen de MASTERYUD2

Chelonoidis chilensis - Tortuga argentina
Chelonoidis chilensis - Imagen de Luni
 
Alimentación: Es una especie estrictamente herbívora. Se deberá alimentar a base de plantas silvestres y vegetales. Los más recomendables son: césped, diente de león, achicoria, alfalfa, trébol, lechuga, escarola, col china, endibia, un poco de zanahoria,... No se debe abusar de las coles y espinacas, pues tienen demasiado ácido oxálico. Tampoco es recomendable darles demasiado a menudo vegetales jugosos, como tomate, pepino,...
El cactus sí que puede formar parte de su dieta, ya que contiene gran cantidad de fibra. También aceptará hojas de algunos árboles y malas hierbas.
La mejor opción, sin duda, es plantar en su recinto gran variedad de plantas y vegetales, para que se autoabastezcan. Se les puede añadir de vez en cuando pienso para tortugas terrestres, pero no les suele gustar demasiado.
Nunca se les debe dar carne, pescado, pienso para gato, pienso para tortugas acuáticas,... ya que contienen demasiada proteína y podría ser muy perjudicial para ellas.
También se recomienda dar suplementos de calcio, para evitar la descalcificación durante su crecimiento.

Comportamiento: Suelen estar muy activas en primavera, y sobretodo por las mañanas. Los días más fríos y lluviosos, permanecerán escondidas en los refugios.
Esta especie si es mantenida adecuadamente puede vivir muchos años.

Tortuga argentina en un recinto exterior
Tortuga argentina en un recinto exterior - Imagen de Luni

Chelonoidis chilensis - Tortuga argentina
Tortuga oculta entre plantas - Imagen de Luni
 
Reproducción: Las hembras pueden realizar hasta tres puestas de 2-7 huevos cada una. Según AVANZI, la eclosión requiere 12-16 meses.

Problemática: El principal problema que puede presentar esta especie es que necesita un clima muy seco y no demasiado frío.
Si se controlan estas dos variables, se adaptará con mucha facilidad a la vida en cautividad.

Legislación: Está incluida en el Apéndice II de la CITES.

Bibliografía consultada:
- AVANZI, M. / MILLEFANTI, M. (2004) - El gran libro de las tortugas. Editorial De Vecchi, Barcelona.
- BONIN,F./DEVAUX,B./DUPRÉ,A. (2006) - Tortugas del mundo. Lynx Edicions, Barcelona.
- MÜLLER, Gerhard (1995) - Tortugas terrestres y acuáticas en el terrario. Ediciones Omega, Barcelona.
- VETTER, Holger (2005) - Turtles of the World Vol.3. Central and South America. Edition Chimaira, Frankfurt.

Artículo escrito por: Enric Pàmies
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...