viernes, 17 de enero de 2014

Chersina angulata - Tortuga angulada

Chersina angulata - Tortuga angulada
Chersina angulata - Imagen de Tortuland
 
Chersina angulata (Schweigger, 1812)
Tortuga angulada
Inglés: South African bowsprit tortoise
Alemán: Afrikanische Schnabelbrustschildkröte

Taxonomía: El género Chersina comprende una única especie: Chersina angulata.

Especies similares: Únicamente se puede parecer a algunos ejemplares de Testudo graeca. Se diferencia por sus tonos rojizos en el caparazón y plastrón y por la presencia de una placa gular muy desarrollada.

Morfología: Presenta un caparazón de forma más bien alargada, con una coloración bastante variable que va de tonos claros (beis) hasta tonos más oscuros. Las zonas más claras pueden adquirir tonos rojizos. En sus escudos marginales podemos observar un dibujo triangular que le da nombre a la especie (este dibujo recuerda al de los juveniles de Testudo marginata). Los escudos marginales de la parte anterior tienen forma de faldón, al igual que sucede con las tortugas del género Kinixys.
El plastrón suele ser claro (con tonos rojizos) y con una gran mancha en el centro. El escudo gular está bastante desarrollado.
Las patas y la cabeza son de color marrón claro uniforme.

Perfil de una Chersina angulata
Perfil de una Chersina angulata - Imagen de Ivixotics

South African bowsprit tortoise
Vista superior - Imagen de Ivixotics

Chersina angulata, plastrón
Plastrón - Imagen de Ivixotics

Plastrón de Chersina angulata
Plastrón de Chersina angulata - Imagen de Ivixotics
 
Dimorfismo sexual:  El macho tiene la cola mucho más larga y ancha y tiene los escudos anales más abiertos. Los machos son mayores y tienen el plastrón algo convexo.

Tamaño: Pueden medir entre 18 y 26 cm, siendo los machos siempre más grandes.

Distribución: Esta especie solo habita en algunas zonas de Sud-África y Namibia.

Hábitat: Su hábitat es muy variable: desde zonas de clima tipo mediterráneo (en la zona sur de su distribución) hasta zonas de clima árido o desértico en Namibia. La vegetación presente en su distribución es
muy seca, de tipo garriga.
En algunas zonas de su distribución la densidad de esta especie puede llegar a ser muy elevada. Según BONIN, DEVAUX y DUPRÉ en el parque nacional de West Coast la densidad puede llegar a ser de varios centenares de ejemplares por hectárea.

Mantenimiento: Esta especie se deberá mantener en terrarios espaciosos, con una temperatura media de 25ºC.
Según los datos que conocemos de su comportamiento en libertad esta especie puede tolerar una cierta variación térmica, pero no se recomienda que la temperatura descienda de los 20ºC.
El substrato puede ser a base de mantillo, con un poco de fibra de coco (o corteza, cáñamo, ...) mezclado con arena.
La humedad ambiental no debe ser elevada, pero debemos rociar el terrario con agua semanalmente (la falta de humedad puede provocar piramidismo).
En el terrario se deberá tener un recipiente con poca profundidad lleno de agua siempre limpia. También será recomendable plantar algunas plantas que requieran poca humedad en el terrario al igual que deberemos construir pequeños refugios con rocas y cortezas donde puedan esconderse estas tortugas.
Durante los meses más cálidos pueden mantenerse los ejemplares de esta especie al aire libre en un recinto bien vallado en una zona muy soleada. También deberá tener a su alcance un recipiente bajo con agua y algunas plantas y matorrales donde esconderse en las horas más cálidas del día.

Alimentación: Se trata de una especie omnívora. En libertad se alimenta de plantas secas (tipo maquia) y de invertebrados (caracoles, insectos, ...). A menudo se alimentan también de excrementos de otros animales.
En cautividad se la podrá alimentar a base de materia animal y de plantas silvestres y vegetales.
Los vegetales más recomendables son: césped, diente de león, achicoria, alfalfa, trébol, lechuga, escarola, col china, endibia, un poco de zanahoria,... No se debe abusar de las coles y espinacas, pues tienen demasiado ácido oxálico. El cactus sí que puede formar parte de su dieta, ya que contiene gran cantidad de fibra. También aceptará hojas de algunos árboles y malas hierbas.
Se les debe proporcionar con frecuencia alimentos de origen animal, sobretodo caracoles, babosas, insectos varios (grillos, saltamontes, ...) y otros invertebrados y también algo de carne.
Se les podrá proporcionar ocasionalmente comida enlatada para gatos o para perros, siempre que sea baja en grasas.

Chersina angulata
Chersina angulata - Imagen de Tortuland

Chersina comiendo una flor de hibiscus
Chersina comiendo una flor de hibiscus - Imagen de Tortuland

Comportamiento: Debido a la variedad de hábitats donde se la puede encontrar, esta especie tiene comportamientos muy variables. En algunas regiones esta especie está activa todo el año, en las regiones más norteñas puede llegar a estivar en los meses más cálidos y en las zonas del sur de su distribución llega a hibernar con el frío del invierno.
No se trata de una especie que excave a menudo, pero suele utilizar los túneles y madrigueras construidos por otros animales.
Al igual que sucede en algunas tortugas de los géneros Kinixys y Homopus, es frecuente que cuando llueva la tortuga levante la parte posterior de su caparazón para permitir que el agua le resbale por encima y se dirija hacia su cabeza, donde aprovechará para bebérsela.
Según BONIN, DEVAUX y DUPRÉ el hecho de que la hembra ponga un número reducido de huevos ha conducido a estas tortugas a una singular estrategia: los machos tienden a tener un pequeño grupo de hembras para reproducirse. Para mantener este grupo deberán pelear fuertemente con otros machos, por lo que los machos con mayor tamaño tienen una ventaja muy grande. Por este motivo es posible que los machos de esta especie sean mayores que las hembras, hecho poco frecuente en tortugas de pequeño tamaño.

Reproducción: Los machos durante el cortejo suelen pelearse entre ellos de forma agresiva, utilizando su escudo gular para propinarse fuertes golpes.
Estas tortugas pueden alcanzar la madurez sexual a partir de los 10 años de edad.
Las hembras suelen realizar las puestas en zonas arenosas que estén bien expuestas al sol. Suele poner tan sólo uno o dos huevos de unos 2,7 x 3,5 cm.
Cada hembra es capaz de realizar hasta 5 puestas al año.
La incubación puede durar de 95 a 200 días, dependiendo mucho de las precipitaciones (las crías son proclives a eclosionar en época de lluvias).
No se conoce ningún caso de éxito reproductivo en cautividad. Este hecho probablemente se debe a que se trata de una especie poco frecuente entre los aficionados.

Chersina angulata de tonalidad más clara
Chersina angulata de tonalidad más clara - Imagen de Ivixotics

Chersina angulata - Tortuga angulada
Vista superior - Imagen de Ivixotics

Chersina angulata - Tortuga angulada
Plastrón de un ejemplar adulto - Imagen de Ivixotics

Problemática: Las crías de esta especie tienen múltiples depredadores, por lo que muchos ejemplares no llegan a adultos.
Esta especie se ve amenazada también por incendios y por los frecuentes atropellos en las carreteras de la zona.
Anteriormente había sido una especie muy cazada con fines alimenticios y para ser exportada a Estados Unidos como mascota.
Actualmente las poblaciones son estables y bastante elevadas, por lo que no se trata de una especie amenazada.

Legislación: Está incluida en el Apéndice II de la CITES.

Bibliografía consultada:
- BONIN / DEVAUX / DUPRÉ (2006) - Tortugas del mundo. Lynx Edicions, Barcelona.
- FERRI, Vincenzo (2001) - Todo Tortugas y galápagos. Ed. Grijalbo Mondadori, Barcelona.
- MÜLLER, Gerhard (1995) - Tortugas terrestres y acuáticas en el terrario. Ediciones Omega, Barcelona.
- VETTER, Holger (2002) - Turtles of the World Vol.1. Africa, Europe and Western Asia. Edition Chimaira, Frankfurt.

Artículo escrito por: Enric Pàmies

  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...