jueves, 6 de febrero de 2014

Hydromedusa tectifera - Tortuga cuello de serpiente sudamericana

Hydromedusa tectifera - Tortuga cuello de serpiente sudamericana
Hydromedusa tectifera - Imagen de Gastón Castellano
 
Hydromedusa tectifera (Cope, 1870)
Tortuga cuello de serpiente sudamericana
Inglés: South american snake-necked turtle
Alemán: Argentinische Schlangenhalsschildkröte

Taxonomía: El género Hydromedusa se divide tan sólo en 2 especies, siendo ambas poco conocidas entre los aficionados. Hydromedusa tectifera no presenta subespecies.

Especies similares: Se trata de una especie bastante peculiar, pero puede parecerse a algunas tortugas del género Phrynops.

Morfología: Su caparazón es de color marrón uniforme, sin dibujos ni manchas. En los juveniles el caparazón tiene cierto relieve, formando pequeños picos en el centro de cada escudo. En los ejemplares adultos es mucho más liso.
El plastrón es de color amarillo claro, sin dibujos. Esta especie presenta una gran placa intergular.
Su cuello es muy largo, y al igual que el resto de tortugas de su género no puede retraer el cuello dentro del caparazón, por lo que lo esconde de forma lateral. Su cabeza es oscura en su mitad superior (de tonos grisáceos) y posee dos grandes rayas amarillas a ambos lados de la cabeza y otras dos rayas que se observan en la zona de la garganta y terminan en la barbilla haciendo una forma de "V" invertida. En su cuello podemos observar pequeñas protuberancias que parecen pinchos.
Sus patas son de color oscuro en su mitad superior, y claras en la mitad inferior, y son bastante palmeadas.

South american snake-necked turtle
Hydromedusa tectifera - Imagen de Gastón Castellano

Cabeza de Hydromedusa tectifera
Detalle de la cabeza de Hydromedusa tectifera - Imagen de Gastón Castellano

Hydromedusa tectifera
Hydromedusa tectifera - Imagen de Gastón Castellano

Hydromedusa tectifera
Tortuga cuello de serpiente sudamericana - Imagen de Gastón Castellano

Hydromedusa tectifera, cuello lateral
Estas especies ocultan su cuello lateralmente - Imagen de Gastón Castellano
 
Dimorfismo sexual: El macho tiene la cola más larga y ancha que las hembras.

Tamaño: Esta especie puede llegar a medir unos 30 cm.

Distribución: Habita en distintas regiones del sudeste de Brasil, Uruguay, noreste de Argentina y Paraguay.
Al tener una distribución tan amplia es muy probable que existan subespecies en distintas zonas aisladas de la selva.

Hábitat: Esta especie habita ríos, aguas estancadas, zonas pantanosas y zonas cercanas a cursos de agua (con un alto grado de humedad). Prefiere zonas con fondos lodosos y una gran vegetación acuática.

Mantenimiento: Si se desea mantener esta especie en cautividad deberemos construir un gran acuaterrario con una zona acuática que ocupe al menos un 80 % del acuaterrario. Esta zona será de una profundidad de
al menos 30-40 cm y deberá ir perdiendo profundidad gradualmente hasta acabar en forma de playa. Si es posible se recomienda el uso de un fondo lodoso para que la tortuga pueda enterrarse si lo desea.
La zona terrestre deberá ser muy húmeda, con muchas plantas y escondrijos. Es muy recomendable la utilización de musgo para mantener la humedad y para que las tortugas puedan esconderse.
La temperatura deberá ser de unos 25 ºC. Durante los meses más cálidos se podrá mantener esta especie al aire libre.
En cautividad se recomienda una hibernación controlada de unos 60 días a unos 10-15ºC. Para que hibernen se pueden poner en recipientes con musgo, coco y corteza, que tenga una humedad elevada.
Se recomienda que el agua tenga un pH de entre 5 y 5,5, ya que el tipo de aguas que habita en libertad son ligeramente ácida. Se recomienda también la utilización de un buen filtro que mantenga el agua bien limpia.

Acuario para Hydromedusa tectifera
Acuario para Hydromedusa tectifera - Imagen de Gastón Castellano

Acuario para Hydromedusa tectifera
Hydromedusa tectifera - Imagen de Gastón Castellano
 
Alimentación: Es una tortuga principalmente carnívora. Suele alimentarse a base de peces, caracoles y otros moluscos, cangrejos, y anfibios.
En cautividad debería alimentarse esta especie de la forma más similar a la que lo haría en libertad. Se recomienda darles pequeños peces de río, caracoles y babosas, carne poco grasa y algunos insectos.

Comportamiento: Algunos ejemplares de esta especie pueden mostrarse agresivos con otros ejemplares con los que compartan acuario. Suelen ser bastante tímidas, y esta característica no la suelen perder aunque hayan pasado muchos años en cautividad.
Según MÜLLER, es habitual observar estas tortugas en cautividad tomando el sol, aunque según BONIN, DEVAUX y DUPRÉ en libertad nunca se las ve tomando el sol.
Esta especie suele esconderse en los fondos fangosos, donde esperará pacientemente a que pase alguna presa para lanzarse rápidamente sobre ella. Al igual que otra especie (por ejemplo Chelus fimbriatus) estas tortugas aspiran fuertemente el agua para tragarse su presa sin que tenga tiempo de reaccionar.
Las crías utilizarán la vegetación sumergida y flotante para esconderse de sus posibles depredadores.
En las regiones más meridionales de su distribución puede hibernar durante los meses de junio, julio y agosto. Lo más habitual es que hibernen en los fondos lodosos, pero en algunas ocasiones excavan pequeñas galerías cerca de la orilla.

Reproducción: Al tratarse de una especie poco habitual entre los aficionados, no se conoce bien su reproducción en cautividad.
Los machos perseguirán a las hembras mordiéndoles las patas y cuello hasta que permitan la cópula.
Las hembras pondrán entre 2 y 5 huevos por puesta. Las puestas en su hábitat las realizan entre noviembre y enero.
Las crías nacerán pasados unos 70 días, y medirán unos 3 cm de largo.

Hydromedusa tectifera, hembra
Cola de una hembra - Imagen de Gastón Castellano

Hydromedusa tectifera
Hydromedusa tectifera - Imagen de Gastón Castellano

Hydromedusa tectifera
Juvenil de Hydromedusa tectifera - Imagen de Gastón Castellano
 
Problemática: Se trata de una especie poco estudiada, pero se cree que sus poblaciones son elevadas y estables, aunque se puede ver ligeramente amenazada por la agricultura y por el crecimiento de las grandes ciudades.
Los ejemplares capturados de su hábitat suelen tener un exceso de parásitos intestinales.

Legislación: Es una especie que no está protegida. Se puede vender libremente.

Bibliografía consultada:
- BONIN, F/ DEVAUX, B./ DUPRÉ, A. (2006) - Tortugas del mundo. Lynx Edicions, Barcelona.
- FERRI, Vioncenzo (2001) - Todo Tortugas y galápagos. Ed. Grijalbo, Barcelona.
- GURLEY, Russ (2003) - Keepign and breeding freshwater turtles. Turtle and Tortoise Preservation Group.
- MÜLLER, Gerhard (1995) - Tortugas terrestres y acuáticas en el terrario. Ediciones Omega, Barcelona.
- VETTER, Holger (2005) - Turtles of the World Vol.3. Central and South America. Edition Chimaira, Frankfurt.

Artículo escrito por: Enric Pàmies

  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...