lunes, 3 de marzo de 2014

Chinchilla (Chinchilla laniger)

Chinchilla
 
Chinchilla (Chinchilla laniger)

Esperanza de vida: Unos 5 años (hasta 20).

Madurez sexual: 1,5 – 2 meses.

Gestación: 105- 115 días (2 a 4 crías).

Destete: 2 – 3 semanas.

Las chinchillas son animales muy movidos, de actividad generalmente crepuscular y nocturna y muy sociables. No suelen morder. Viven mejor en grupos, aunque hay que controlar que las relaciones de dominancia no impidan a algunos miembros comer. Toleran MUY mal las altas temperaturas. Necesitan baños de arena como mínimo tres veces a la semana para mantener su pelaje.

¿Cómo lo tengo que mantener?

La jaula preferiblemente ha de tener diferentes alturas, que podemos conseguir a base de introducir plataformas a varios niveles o troncos gruesos. El sustrato será papel de periódico, virutas de madera, paja, heno, cilindros de serrín prensado... es mejor evitar los sustratos pulverulentos (como el serrín o la arena de gato).

Hay que ir con cuidado cuando salgan fuera de la jaula, ya que son animales muy rápidos y pueden trepar muy alto. Es muy importante protegerlas en verano de las altas temperaturas, ya que son animales provenientes de climas fríos y no están preparados para soportarlas. Son tan sensibles a las altas temperaturas que se pueden llegar a morir de golpes de calor. Conviene aportarles juguetes para roer; en las tiendas de animales existen productos específicos, y además podemos ofrecerles trozos de madera no tratada, troncos y ramas limpios y sin pesticidas, pinzas de la ropa de madera, cartones y papel de periódico.

¿Qué come?

Su dieta se debe componer principalmente de heno y pienso para chinchillas. El heno, que aporta grandes cantidades de fibra es muy importante para mantener la salud de la chinchilla durante muchos años. Se le pueden añadir a la ración diaria vegetales frescos fibrosos (tronco y hojas de apio, escarola, hojas de zanahoria...), hierbas aromáticas frescas o secas (romero, tomillo, menta, perejil...) e incluso césped y tréboles del jardín, siempre y cuando no provoquen diarreas. Es recomendable limitar el aporte de fruta para evitar alteraciones de la flora intestinal, aunque se pueden ofrecer ocasionalmente frutas con poco azúcar (cítricos, melón, sandía). Los frutos secos, especialmente las nueces, aportan ácidos grasos esenciales que ayudan al mantenimiento del pelaje, y se pueden ofrecer con moderación (una nuez o dos por semana), especialmente en la época de muda.

¿Se tienen que vacunar?

No existe ninguna vacuna comercializada para chinchillas. Las chinchillas pueden tener parásitos externos (pulgas, garrapatas, ácaros) y parásitos internos (protozoos, criptosporidios), pero generalmente no se realizan tratamientos preventivos, sino que se tratan cuando se diagnostican.

Se recomienda realizar una revisión anual en el veterinario.

¿Me puede pasar alguna enfermedad?

La más importante por su incidencia es la tiña o dermatofitosis. Está provocada por hongos y suele comportar tratamientos largos, tanto en las chinchillas como en las personas. Generalmente se presenta en el animal antes que en las personas, y se ha de sospechar cuando aparecen zonas sin pelo y con descamación en la piel. Por último, sólo se puede coger la toxoplasmosis de una chinchilla comiéndosela, no hay riesgo de transmisión por las heces ni la orina.

Texto e imágenes: Clínica Veterinària Exòtics

  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...