martes, 25 de marzo de 2014

Rhinoclemmys funerea - Tortuga negra

Rhinoclemmys funerea - Tortuga negra
Rhinoclemmys funerea - Imagen cedida por Natus

Rhinoclemmys funerea (Cope, 1875)
Tortuga negra o tortuga de madera negra
Inglés: Black wood turtle
Alemán: Bauchstreiden-Erdschildkröte

Taxonomía: Pertenece al género Rhinoclemmys. Éste género está formado por 9 especies.
Rhinoclemmys funerea no tiene subespecies.

Especies similares: Es una especie parecida al resto de Rhinoclemmys, aunque tiene una morfología y coloración que nos permiten diferenciarla sin problemas.

Morfología: Tienen el caparazón ligeramente abombado, de color marrón oscuro o negro (en ejemplares adultos). Presenta una leve quilla vertebral, más visible en juveniles, y suele tener la parte posterior del caparazón dentada.
El plastrón es de color oscuro, prácticamente negro, y tiene las suturas de los escudos (sobretodo la sutura central) de color amarillo. Pueden tener una zona central del plastrón con una gran mancha de color claro.
La parte superior de la cabeza es muy oscura (prácticamente negra) y está moteada con puntos amarillos o naranjas. La parte inferior es de color amarilla con puntos y rayas de color oscuro.
Sus patas son también de color oscuro con puntos amarillos, y presenta unas patas posteriores muy palmeadas, lo que refleja una vida bastante acuática.

Rhinoclemmys funerea - Black wood turtle
Rhinoclemmys funerea - Imagen cedida por Natus

Rhinoclemmys funerea
Cabeza de Rhinoclemmys funerea - Imagen cedida por Natus

Rhinoclemmys funerea en Costa Rica
Rhinoclemmys funerea en su hábitat en Costa Rica - Imagen cedida por Natus
 
Dimorfismo sexual: El macho tiene la cola más larga y ancha, y tiene la cloaca más lejos del caparazón.
Los machos suelen tener el caparazón más largado que las hembras.

Tamaño: Esta especie puede medir hasta unos 33 cm., pero lo más habitual son unos 25-27 cm.

Distribución: Habita en algunas zonas de la parte oriental de Nicaragua (desde el río Coco, que hace frontera con Honduras), Costa Rica y Panamá. Es frecuente ver ejemplares asoleándose en el Parque Nacional de Tortuguero, en Costa Rica.

Hábitat: Viven en marismas, lagos, ríos y zonas acuáticas de bosques húmedos. Prefiere zonas con bastante vegetación y troncos flotantes donde pueda asolearse.
Mantenimiento: Se deberá tener los ejemplares de esta especie en un acuaterrario de un tamaño considerable, con una alta humedad ambiental y un buen número de plantas. La zona acuática deberá ocupar por lo menor 3/4 partes del acuaterrario. Esta zona deberá tener una profundidad mínima de 50 cm, con multitud de plantas acuáticas. Como base del substrato se utilizará mantillo mezclado con fibra de coco, aunque también se puede utilizar corteza, corcho, hojas, .... Es muy recomendable el uso de musgo, ya que aumentará bastante la humedad ambiental y servirá para que las tortugas se entierren si lo desean.
Se  pueden mantener estos animales al exterior en los meses más cálidos, sólo cuando la temperatura nunca baje de los 22-24 ºC, ya que esta especie es muy sensible al frío.
Su recinto deberá tener un gran estanque con bastantes plantas acuáticas y una zona terrestre también con una número importante de plantas y un alto grado de humedad.
Esta especie se debe mantener a unos 26-28 ºC, y no debe hibernar.

Alimentación: Esta especie es de hábitos herbívoros. Se alimenta básicamente de plantas de hojas anchas, plantas de todo tipo que crecen en el agua y en zonas cercanas y de frutos, como papayas, guayabas, bananos y naranjas.

Comportamiento: Se trata de la especie del género Rhinoclemmys con hábitos más acuáticos. Pasa la mayor parte del tiempo dentro del agua, y puede salir a la zona terrestre para buscar comida, tomar el sol y también para realizar las puestas.
En su hábitat suele convivir sin problemas con muchas especies de tortugas acuáticas (por ejemplo en algunas zonas de Costa Rica comparte hábitat con Trachemys emolli, Kinosternon scorpioides, Chelydra serpentina, ...), y también con grandes caimanes.
Prefiere las zonas con mucha vegetación acuática.
No se conoce muy bien su grado de adaptación a la cautividad porque no es una especie que se encuentre muya a menudo en los comercios especializados, aunque es de suponer que su adaptación será bastante buena, como ocurre con la mayoría de especies de este género.

Rhinoclemmys funerea
Rhinoclemmys funerea - Imagen cedida por Natus

Caimán Costa Rica
En su hábitat comparten zonas para asolearse con caimanes - Imagen de Natus
 
Reproducción: La hembra alcanza la madurez sexual cuanto mide unos 20 cm. de largo.
Durante el cortejo (que se realiza dentro del agua, al igual que la cópula) el macho mueve la cabeza de arriba a abajo, hasta que consigue copular sujetando fuertemente el caparazón de la hembra con sus cuatro extremidades y mordiéndole a su vez el cuello (si es que la hembra no lo ha podido esconder).
Las hembras realizan la puesta en tierra, no muy lejos de la orilla. Pueden realizar hasta 4 puesta anuales, depositando de media 3 huevos (lo habitual es que sean entre 1 y 7) de tamaño más bien grande (3'5 x 7 cm.), como es habitual en muchas especies del género Rhinoclemmys.
El período de incubación suele durar unos 100 días. Los ejemplares al nacer miden unos 5 ó 6 cm. de largo.

Problemática: Sus poblaciones se ven amenazadas por la destrucción de hábitats, aunque habita en varias zonas protegidas, lo que permite que no se trate de una especie amenazada.
No se trata de una especie que sea recolectada con fines alimenticios ni para ser vendida como mascota, lo que permite que sus poblaciones se mantengan estables. 

Legislación: No está presente en ningún apéndice de la CITES.

Bibliografía consultada:
- BONIN,F./DEVAUX,B./DUPRÉ,A. (2006) - Tortugas del mundo. Lynx Edicions, Barcelona.
- ERNST, Carl H. / BARBOUR, Roger W. (1989) - Turtles of the world. Smithsonian Institution Press, Washington.
- GURLEY, Russ (2003) - Keeping and breeding freshwater turtles. Living Art Publishing.
- MERCHÁN, M./ MORA, J.M. - Biología, distribución y conservación de la tortuga negra en Costa Rica, Rhinoclemmys funerea - Reptilia nº 26 (octubre de 2000).
- MÜLLER, Gerhard (1995) - Tortugas terrestres y acuáticas en el terrario. Ediciones Omega, Barcelona.
- VETTER, Holger (2005) - Turtles of the World Vol.3. Central and South America. Edition Chimaira, Frankfurt.

Artículo escrito por: Enric Pàmies

  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...