miércoles, 15 de abril de 2015

Avitaminosis en tortugas

Falta de vitaminas (hipovitaminosis) o ausencia de ellas (avitaminosis)

Es una enfermedad demasiado habitual debida a la mala alimentación y falta de sol de los animales.
Hay tres síntomas que son los más frecuentes: abscesos auriculares, ojos hinchados y caparazón blando o deformaciones.

- Los abscesos auriculares son debidos a la falta de vitamina A y a la falta de higiene.
Se produce un bulto a uno o ambos lados de la cabeza, en el lugar donde tienen el oído.
Se deberá llevar a la tortuga lo antes posible al veterinario, antes de que se extienda más la infección. Él le hará una pequeña intervención quirúrgica y limpiará y desinfectará la herida. Luego se mantendrá en seco unos días, y se le aplicará una pomada.
Para evitar esta enfermedad deberemos alimentar debidamente a las tortugas (verartículos de alimentación) y tener el acuario con el agua lo más limpia posible.

En esta imagen observamos los grandes bultos a ambos lados de la cabeza (Foto cedida por Elsa Picasso)

Trachemys scripta scripta con abscesos auriculares en ambos oídos (Foto cedida por Elsa Picasso)

Testudo graeca con abscesos auriculares - Imagen de Enric Pàmies

Testudo graeca con abscesos auriculares - Imagen de Enric Pàmies

- Los ojos hinchados también se deben a la falta de vitamina A.
Se observa uno o los dos ojos hinchados, con un telo blanquecino.
Se debe sobretodo a la mala alimentación y a la falta de higiene.
Se deberá llevar a los ejemplares enfermos al veterinario, quien le limpiará el telo blanco y le recetará unas gotas.
Para evitar esta enfermedad deberemos alimentar adecuadamente a las tortugas y tener el acuario siempre limpio.


- Las deformidades de caparazón se deben a la falta de vitamina D.
Se observa crecimiento deforme y/o caparazón demasiado blando.
Se debe a la falta de sol.
Se debe alimentar bien para que no sufra más enfermedades y se debe poner el acuario en un lugar más soleado o se puede aplicar en él una luz especial para reptiles.
Las tortugas deformadas ya no recuperan nunca la forma correcta.

Trachemys scripta elegans con una gran deformidad en su caparazón - Imagen de Enric Pàmies

Trachemys scripta elegans con una gran deformidad en su caparazón - Imagen de Enric Pàmies

Testudo marginata con el caparazón deformado - Imagen de Enric Pàmies

Tortuga gigante de las Seychelles con una importante deformación del caparazón - Imagen de Enric Pàmies


Artículo escrito por: Enric Pàmies

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...