sábado, 1 de julio de 2017

Construcción de un estanque de hormigón para tortugas

Estanque para tortugas
Estanque para tortugas

La construcción de un estanque puede parecer una tarea difícil, pero en mi caso que no tengo ni idea de construcción, aplicando el sentido común y mirando un poco por internet he logrado unos buenos resultados. Sólo hay que tener tres cosas: tiempo, ilusión y ganas; los materiales no son realmente muy costosos

Existen tres tipos de estanques: el prefabricado, el de lona y el de hormigón.
En este artículo nos centraremos en el estanque de hormigón que es el que presenta menos problemas. Sus pros son su precio más asequible que el de lona, su gran duración y resistencia, la posibilidad de darle sin ninguna dificultad cualquier forma imaginable, la facilidad de hacer el borde y la naturalidad que puede dársele al acabado.

Ante todo hay que elegir emplazamiento. Es recomendable que esté ubicado en un lugar abierto y soleado, pero no es un inconveniente que no le el sol todo el día. También hay que vigilar que no estén debajo de árboles de hoja caduca o en otoño se llenarán de hojas.
Se puede hacer enterrado, semienterrado o de superficie. En este caso lo haremos enterrado, ya que resulta mucho más estético y dará mucha más calidad de vida a nuestras tortugas, las cuales podrán acceder sin ninguna dificultad a tierra firme, teniendo así un hábitat más abierto y podrán ver todo lo que pasa a su alrededor. Además un estanque abierto hace que los espacios se vean más amplios en vez de acortar el jardín y, como elemento de decoración, es más atractivo.
Además, la misma tierra exterior nos servirá de encofrado.

La zona más profunda tendrá unos 60 cm de profundidad, y tendrá una gran rampa que facilite la salida a la parte terrestre
Para la construcción del estanque utilizaremos los siguientes materiales:
- Bloques prefabricados de hormigón vibrado de 10x20x40 cm.
- Mezcla de grava y arena
- Arena
- Cemento portland
- Cemento impermeabilizante Sika
- Un nivel de burbuja
- Una llana
- Una paleta
- Una gaveta
- Una pala
- Una carretilla
- Un pico
- Guantes

Es mucho más práctico utilizar una hormigonera de jardín, no son muy caras y puedes encontrar de segunda mano a buen precio. Pero es que en mi caso luego sabría donde meterla, y aunque sea un poco más pesado, utilizo el método manual, es decir una paleta y una gaveta, y lo hago todo a mano. Lo malo que es que la espalda se resiente un poco, pero bueno, aun estoy en forma.

Primero hay que pensar qué medidas queremos dar a nuestro estanque. Por ello habrá que hacer una excavación de unos cincuenta centímetros más grande, tanto de ancho como de largo como de fondo ya que las paredes serán gruesas y ocuparán mucho espacio.
La excavación no la hago yo, hago venir pqueña excavadora, porque ésta sí es una tarea muy pesada, y en mi caso, el suelo en el que estoy trabajando es bastante duro.

Preparando el agujero para el estanque
Preparando el agujero para el estanque

Las medidas de nuestro estanque serán de 155 cm de ancho, por 200 cm de largo, por 60 cm de profundidad.
Utilizaremos una mezcla de hormigón que se hace con cinco partes de grava triturada y arena y una de cemento; en los almacenes de construcción ya tenemos preparada la grava triturada junto con la arena procedente de esta misma piedra.

Base de la parte profunda

Una pregunta importante es si ponemos barras de hierro dentro del hormigón. Sí y no. Eso dependerá de las medidas que tenga tu estanque, y si es enterrado o no. Como que el mío es de bloques de
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...