sábado, 1 de julio de 2017

Construcción de un estanque de hormigón para tortugas

Estanque para tortugas
Estanque para tortugas

La construcción de un estanque puede parecer una tarea difícil, pero en mi caso que no tengo ni idea de construcción, aplicando el sentido común y mirando un poco por internet he logrado unos buenos resultados. Sólo hay que tener tres cosas: tiempo, ilusión y ganas; los materiales no son realmente muy costosos

Existen tres tipos de estanques: el prefabricado, el de lona y el de hormigón.
En este artículo nos centraremos en el estanque de hormigón que es el que presenta menos problemas. Sus pros son su precio más asequible que el de lona, su gran duración y resistencia, la posibilidad de darle sin ninguna dificultad cualquier forma imaginable, la facilidad de hacer el borde y la naturalidad que puede dársele al acabado.

Ante todo hay que elegir emplazamiento. Es recomendable que esté ubicado en un lugar abierto y soleado, pero no es un inconveniente que no le el sol todo el día. También hay que vigilar que no estén debajo de árboles de hoja caduca o en otoño se llenarán de hojas.
Se puede hacer enterrado, semienterrado o de superficie. En este caso lo haremos enterrado, ya que resulta mucho más estético y dará mucha más calidad de vida a nuestras tortugas, las cuales podrán acceder sin ninguna dificultad a tierra firme, teniendo así un hábitat más abierto y podrán ver todo lo que pasa a su alrededor. Además un estanque abierto hace que los espacios se vean más amplios en vez de acortar el jardín y, como elemento de decoración, es más atractivo.
Además, la misma tierra exterior nos servirá de encofrado.

La zona más profunda tendrá unos 60 cm de profundidad, y tendrá una gran rampa que facilite la salida a la parte terrestre
Para la construcción del estanque utilizaremos los siguientes materiales:
- Bloques prefabricados de hormigón vibrado de 10x20x40 cm.
- Mezcla de grava y arena
- Arena
- Cemento portland
- Cemento impermeabilizante Sika
- Un nivel de burbuja
- Una llana
- Una paleta
- Una gaveta
- Una pala
- Una carretilla
- Un pico
- Guantes

Es mucho más práctico utilizar una hormigonera de jardín, no son muy caras y puedes encontrar de segunda mano a buen precio. Pero es que en mi caso luego sabría donde meterla, y aunque sea un poco más pesado, utilizo el método manual, es decir una paleta y una gaveta, y lo hago todo a mano. Lo malo que es que la espalda se resiente un poco, pero bueno, aun estoy en forma.

Primero hay que pensar qué medidas queremos dar a nuestro estanque. Por ello habrá que hacer una excavación de unos cincuenta centímetros más grande, tanto de ancho como de largo como de fondo ya que las paredes serán gruesas y ocuparán mucho espacio.
La excavación no la hago yo, hago venir pqueña excavadora, porque ésta sí es una tarea muy pesada, y en mi caso, el suelo en el que estoy trabajando es bastante duro.

Preparando el agujero para el estanque
Preparando el agujero para el estanque

Las medidas de nuestro estanque serán de 155 cm de ancho, por 200 cm de largo, por 60 cm de profundidad.
Utilizaremos una mezcla de hormigón que se hace con cinco partes de grava triturada y arena y una de cemento; en los almacenes de construcción ya tenemos preparada la grava triturada junto con la arena procedente de esta misma piedra.

Base de la parte profunda

Una pregunta importante es si ponemos barras de hierro dentro del hormigón. Sí y no. Eso dependerá de las medidas que tenga tu estanque, y si es enterrado o no. Como que el mío es de bloques de
hormigón, va enterrado, la paredes de tierra la contiene, y sus medidas no son muy grandes, he decidido que no voy a poner varillas de hierro. De todas formas si tienes ganas y posibilidad no es mala idea ponerlas.
Construiremos el estanque con tres filas de bloques de hormigón.

Primera fila de bloques

Una vez puesta la primera fila, procederemos a tirar una capa de hormigón por la parte exterior de los bloques, aprovechando que las mismas paredes de la tierra hagan de encofrado. Como la tierra no delimita exactamente las paredes, pondré unas maderas para delimitarlo.
Le daremos un grosor de unos 10 centímetros a dicha capa de hormigón, por lo que las paredes del estanque tendrán un grosor de unos veinte centímetros (diez del bloque y diez de la capa de hormigón).

Segunda fila de bloques

La segunda fila es clave, hay que fijarse cómo has hecho la primera y mirar si te ha quedado la primera fila lisa; en caso que haya algún pequeño desnivel pondremos un poco más de mezcla de cemento para ir nivelando. Se pone el nivel de burbuja sobre el bloque longitudinal y transversalmente, y lo vas nivelando.
A medida que vamos subiendo, colocamos también el nivel verticalmente, para que las paredes no acaben como una pirámide.
Cada vez que colocamos un bloque retiramos el sobrante con la paleta frotando el canto sobre la junta entre las filas, así quedará la pared sin salientes que luego tendrías que picar
Es de vital importancia el nivel de burbuja. Es la base para que luego no se te escape al agua por cualquier rincón del estanque.
Una vez puesta la segunda fila de bloques, procederemos igualmente a rellenar el encofrado exterior de hormigón

Encofrado

La tercera fila de bloques la haremos diferente. Pondremos el bloque de forma horizontal

Tercera fila de bloques

Y en parte exterior procederemos a colocar un bloque en vertical, así tendremos una plataforma de mucha utilidad para nuestras tortugas, que les facilitará la salida por la parte lateral del estanque.

Y en la parte posterior del estanque procederemos o poner otra fila horizontal de bloques con sus correspondientes bloques en vertical, que será la parte donde instalaremos la rampa.
Es importante para un estanque de estas características que tenga un acceso fácil a la zona totalmente seca, por esto hemos construido esta rampa que va desde la zona más profunda de estanque hasta la zona seca.

Preparando la rampa

Una vez construido todo el perímetro del estanque, construiremos un escalón, hecho de arena y cemento, en la parte de los bloques en horizontal, de forma que quede una escalera,para facilitar aún más la salida de las tortugas por la parte lateral del estanque

Borde de la rampa

A continuación prepararemos el suelo con la mezcla de hormigón, dándole un grosor de unos 10 centímetros.
Primero con una manguera vamos a regar toda la base de tierra, ya que si la tierra está seca chupará el agua demasiado rápido y saldrán grietas en el hormigón.
Tiramos todo el contenido de la gaveta en una esquina,hay que trabajar de lejos a cerca, de de dentro a fuera, no se puede pisar el hormigón ya puesto, así que hay que pensar por dónde empezar.
Lo alisaremos con una llana de albañil y lo dejaremos fraguar. Es de vital importancia el correcto curado del hormigón, si la construcción es en invierno debemos hacerlo a una temperatura de más de cinco grados ya que el agua que contiene el hormigón se podría congelar y crearnos fisuras importantes, y si es en verano evitar el pleno sol y rociarlo de vez en cuando con agua

Acabado de la rampa

Rellenando la base con hormigón

Ya con el suelo duro, prepararemos una mezcla de arena y cemento que lo repartiremos por todo el perímetro para que el hormigón fresco pegue mejor con el duro y asegurar la consistencia.
Es de vital importancia que no caiga ningún terrón de tierra dentro del hormigón, por lo que deberemos retirar cualquier terrón que caiga.
También es importante que después de ocho horas de fragüe, no dejar que se seque rápido, tapar con sombra evitando el pleno sol, y regarlo varios días con una lluvia leve para hacer que los químicos del portland optimicen sus cualidades de resistencia

Base finalizada

En la siguiente foto podemos ver como hemos vertido el hormigón de la rampa con la salida tipo “playa”.

Rellenando la rampa con hormigón

Es importante que la mezcla sea algo consistente y no líquida, y, tanto el suelo como la rampa hay que hacerlo el mismo día, no sirve dejarlo a medias y acabar el día siguiente, porque seguro se rajará, debe fraguar en bloque.

Es importante rodear el recinto con una buena valla, a prueba de fugas, ya que estos tipos de tortugas son grandes escaladoras y lo primero que hacen es intentar escapar, sobre todo durante los primeros días.
A continuación rodearemos los bordes con una línea de piedras para que el agua de lluvia del jardín no se introduzca en el estanque. En mi caso las saco del barranco que hay al lado de mi casa, y además sirven de decoración.

Delimitación del recinto

Preparando los laterales "decorativos" con piedras

Vallado del recinto

Tal como hemos dicho anteriormente las tortugas son unas grandes escaladoras, por esto hemos puesto una valla de 50 centímetros de alta con el reborde superior de unos 15 centímetros doblados hacia el interior.

Finalmente aplicaremos a todo el estanque una o dos capas de mortero impermeabilizante semiflexible SIKA, hecho a base de cemento i polímeros modificados, listo para su empleo con la sola adición de agua, que está especialmente desarrollado para la impermeabilización y protección de cimentaciones y muros de hormigón

Estanque terminado con la capa de mprtero impermeabilizante

Y una vez aplicadas las dos capas de mortero impermeabilizante SIKA, dejamos secar una semana, y procederemos a llenar el estanque de agua.

Estanque con agua
Estanque con agua

La intención es mantener un equilibrio entre los habitantes del estanque (plantas y animales), por lo que no necesitaremos ningún sistema de filtración artificial, obteniendo un conjunto más armónico que un montón de agua con tortugas. Por ello, este estanque podrá albergar otros animales, como peces y ranas, y plantas que nos ayudarán a regular la temperatura del agua dosificando la insolación para prevenir las explosiones de algas. Asuimilan los nitratos y fosfatos que se acumulan en el agua fruto de la descomposición de la materia orgánica y sirven de soporte a multitud de organismos que habitan en este medio. Oxigenan el agua y proporcionan un aspecto exuberante a nuestro estanque.
Son muchas las especies de plantas que podemos introducir que oxigenan muchísimo el agua.
Así por ejemplo, las plantas flotantes como el Ceratophyllum demersum, la Elodea canadensis, la Myriophyllum verticillatum son plantas flotantes que son excelentes depuradoras y hacen sombra al agua impidiendo que el sol incida en exceso en el agua y se forme verdín.

Cola de zorro (Ceratophyllum demersum)
Cola de zorro (Ceratophyllum demersum)

Las plantas por excelencia que habitan en los estanques son los Nenúfares que son excelentes oxigenadores.

Nenúfares
Nenúfares

Otras plantas que simplemente se echan al agua son los Jacintos de Agua, la Lechuga de Agua y la Lenteja de agua. Estas son planta invasoras que se reproducen muy rápidamente, pero son muy fáciles de retirar.

Jacinto de agua
Jacinto de agua

Otras plantas muy comunes en los estanques son los Cyperus alternifolius, el Papiro de Egipto (Cyperus papyrus), o los Juncos, pero son plantas muy invasoras. Crecen muy rápidamente en un muy corto período de tiempo, por lo que pienso no son muy prácticos por que invaden todo el estanque.
El Cyoerus alternifolius (planta paraguas), sí la utilizo en la ribera de los estanques, ya que allí son mucho más fáciles de controlar.

Estanque con las primeras plantas
Estanque con las primeras plantas

Un elemento que creo es vital importancia para nuestros estanques es la introducción de la Gambusia affinis (pez mosquito). Este es un pequeño pez de la familia de los pecílidos, originario del sur y este de Norteamérica, notable por haber sido introducido en todo el mundo para el control biológico de los mosquitos. Por lo que nos sirve para controlar la plaga de mosquito común y mosquitos tigre a la que estamos acostumbrados durante los veranos, y que son tan molestos y perjudiciales.

Gambusias
Gambusias

Este estanque es adecuado para mantener tortugas de los géneros Trachemys, Pseudemys, Graptemys, Emys, Mauremys, Sthernoterus, Clemmys; es decir tortugas que se adaptan bien al clima mediterráneo, lo que les permite vivir todo el año en él.
La idea es que sea un estanque destinado a residencia permanente para nuestras tortugas, en que nuestras mascotas hibernen, coman, duerman, se reproduzcan, etc.

Mauremys japonica comiendo en el estanque
Mauremys japonica comiendo en el estanque

Durante los meses de verano las iremos alimentando, según sus necesidades, y durante los meses fríos nuestras mascotas estarán cómodamente alijadas en el interior e hibernando

Limpieza: Con el paso del tiempo la tierra y los distintos residuos se van acumulando en el fondo. Es muy importante que se den unas buenas condiciones en nuestro estanque para que las plantas y animales estén en equilibrio y no tengamos que limpiarlo muy a menudo. El mejor momento para la limpieza de nuestro estanque es en otoño o primavera, así se evita que las hojas muertas caídas se pudran y contaminen nuestro estanque. Tendremos que dragar el fondo y eliminar la vegetación sobrante, así como retirar las hojas que hay en la superficie. Si dejamos los residuos del dragado cerca del estanque, los animales que había contenidos en ellos podrán regresar al estanque.

En mi caso, mi estanque está integrado en el conjunto de una batería de diez estanques, conectados el uno con el otro, que en los meses de verano, de medianos de junio a medianos de septiembre, y una vez por semana, durante dos horas, recibe el agua el pantano que hay cerca de mi localidad, lo que ayuda a ir renovando el agua.

Batería de estanques
Batería de estanques

En cada estanque mantengo una especie de tortuga diferente, evitando así la posible hibridación de las especies y el contagio de enfermedades.

Texto e imágenes: Josep Maria Monné


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...